"Hoy la humanidad está desnuda, somos la nada". Ritualización de la violencia

09.02.2016 21:31

 

"Hoy la humanidad está desnuda, somos la nada". Ritualización de la violencia

 

Breves reflexiones de acontecimientos que nos invitan a profundizar en las violencias sociales que permitimos en nuestra cotidianidad.

 

Los últimos acontecimientos por las redes sociales sobre el tema de los titiriteros, me recuerda de manera directa a lo que sucedió con Charlie hebdo, y otras secuelas sociales, donde todas las personas se hacían eco de la noticia, mostrando a diestro y siniestro sus diferentes juicios de valor al respecto.

 

Y perdonarme que no pueda evadir una pregunta que me viene a la cabeza. ¿Cuantas personas nos hacemos cargo de nuestra responsabilidad sobre que estos actos existan?, de que nuestra participación en el contexto laboral, político y económico es el que permite que todo esto siga existiendo.

 

No se trata de "que soy", una identidad, una determinación, sino de un "cómo soy lo que soy", una presencia, un "ser-en-situación". Adentrarse en este planteamiento nos da alas a comprender toda la subjetividad impregnada en nuestra experiencia e inculcada por los medios de comunicación y toda una élite partidaria de un control absoluto de la sociedad.

 

Para aquellas que se preguntan que de que manera son/somos "participes" o "responsables" de estas situaciones, les invito a investigar sobre el dinero que invierten sus estados/países en armamento y sobre el uso que dan sobre el mismo, aquí en el ejemplo español me limitare a mostraros varios datos, por un lado el entrenamiento de las "fuerzas del estado"( ver los primeros minutos: https://www.youtube.com/watch?v=L7uLIyaEFaI) y por otro lado la información dada desde el observatorio de tortura sobre los acontecimientos al respecto durante el año 2014 ( https://www.diagonalperiodico.net/28588-al-menos-961-personas-sufrieron-torturas-2014.html)

 

A su vez, les invito a investigar sobre la procedencia de los alimentos que consumen y las condiciones sociales de aquellas personas que aportan dicha producción y además las condiciones medioambientales del producto en sí.

 

Por tanto, les estoy tratando de llegar una invitación a reflexionar sobre nuestra manera de estar en el mundo, más allá del aspecto económico (trabajo) o político (partidista), de que manera legitimamos la democracia, los países, la globalización, las redes sociales... y como todo esto parece tener una consecuencia directa hacía nuestra "zombilización".

 

Lo vivido durante estos días por las redes sociales podría catalogarse como un acto de "imbecilismo social" donde nos limitamos a "twittear solidaridad" como medio de "cambio".

 

Es aquí donde podemos observar como nuestros actos virtuales permiten y legitiman toda una violencia institucional, que se ancla en nuestros cuerpos, en la unidad simbólica del cuerpo, es a fin de cuentas, el espectáculo de la desfiguración corporal.

 

Llegamos al final de la partida observando como la ritualización de la violencia, genera y construye nuestras relaciones sociales con nosotras y con nuestro entorno.

 

En definitiva nuestro discurso a de convertirse en un acto performativo, un hecho que no se está contando, sino que se está haciendo.

 

Como decía Hannah Arendth: "Antes que mortales debemos decirnos natales. No nacimos para morir, nacimos para comenzar".

© 2013 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode