EDUCAR

27.05.2013 21:32

EDUCAR

Educar es lo mismo
que poner motor a una barca…
hay que medir, pesar, equilibrar…
… y poner todo en marcha.

Para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia
concentrada.

Pero es consolador soñar
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño
irá muy lejos por el agua.

Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes,
hacia islas lejanas.

Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera
enarbolada.

 

Gracias por todos los aprendizajes y por ser mi compañero en este maravilloso viaje hacía el interior.

Hoy mientras duermes, mi barca sigue su camino, tan lejos ya y a la vez, tan cerca de la tuya. Gracias por todo lo compartido, por todo lo vivido, por ser mi capitan, mi compañero, mi maestro, mi hombro y mi confesor. Por ser mi apoyo y mi vértigo. Por enseñarme y ayudarme a despegar.

Disfruta del viaje y a la vuelta nos vemos.

Te quiero mucho, mucho.

Laura Nuño.

© 2013 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode