Breves articulos reflexivos sobre "lo político".

14.05.2015 17:48

 

En estos momentos en que lo político nos recuerda, que no es solo una papeleta en una caja (nuestros sueños no caben en las urnas), escribo sobre la política entendida como aquella actividad, acción que nos permita conocer/profundizar sobre la manera en la que nos relacionamos los seres humanos.

 

A continuación varios textos que expresan lo mismo desde diferentes perspectivas: 

 

- El primero de ellos centrado en el apoyo a un espacios social que se encuentra en el municipio de Galapagar (Centro Social Itaca) aqui planteo si la energía vital y social empleada por los/as propios/as activistas del espacios sha centrado sus esfuerzos en diferentes procesos políticos para recuperar eol municipio, y por tanto, ver si eso generaría que la "caida económica" del centro social se traduce en un nuevo espacio autogestionado facilitado directamente por el municipio. 

 

- El siguiente narra el planteamiento en que "defendemos lo que amamos" como la figura del "gobierno" se antepone a nuestros actos responsables de cada día, como su posición de relación de poder nos coaccion, o nos límita, llegándonos al punto de entenderlo como algo inherente a nosotras mismas. 

 

- Y por último un texto que hace referencia a lo público como un concepto libertario y responsable, planteando una comparación de lo público con los espacios okupados. 

 

Todos los artículos son breves, simples ideas que puedan dar pie a futuros escritos más largos, más profundos que alimenten nuevas reflexiones sobre como "construimos" la sociedad/ los espacios los seres humanos.

 

Que los disfruten.

 

 

1. UNA CASA DE ASOCIACIONES COMO EPICENTRO DEL PUEBLO, UN CENTRO SOCIAL COMO MOTOR DE GALAPAGAR.

Dicen que el espacio Centro Social Ítaca, espacio sin ánimo de lucro y con un objetivo: beneficiar las iniciativas sociales de nuestro pueblo, está sufriendo una crisis económica, que cada día viven una multitud de locales y de negocios en Galapagar.

Y nos preguntamos, ¿qué posibilidad genera esta situación?. Creatividad y creación. Estamos a las puertas de unas elecciones municipales que bien brindan la oportunidad a otro tipo de municipalismo, este es más cercano a aquellas personas que tienden a habitar aquellos espacios en los que viven, y no a vivir de los lugares sin más, a pasar de ellos, simplemente para aprovecharse de su riqueza tanto territorial como social.

Que buen detalle sería pues, que las próximas elecciones dieran paso a un titular de prensa donde se da a conocer un nuevo espacio para el municipio, UNA CASA DE ASOCIACIONES PÚBLICA para el uso, disfrute y organización de todas las personas que gobiernan el pueblo, es decir, todas aquellas personas que durante los últimos años ( y posiblemente desde mucho antes) salen a la calle, con energía, para cambiar la manera de relacionarse entre el gobierno municipal y los habitantes ( y dueños/as) de ese espacio que legitima al gobierno, el pueblo.

Qué bonito seria que esta necesidad económica de paso a una conciencia colectiva unida de nuevo en el espacio-tiempo, ahora también en las mentes, en la psique, de las personas.

Sin lugar a dudas, este proceso generaría un Galapagar dispuesto a revertir la manera de relacionarse entre las gentes, algo que, y aprovecho para agradecer, ya se lleva a cabo desde Ítaca, pero que dado el cariz legitimador y de autoridad que ostentan los gobiernos facilitaría sin lugar a dudas su expansión por las gentes del municipio.

Por ello es necesario que este proceso tenga como motor a las personas, no pensando en esa máxima ilustrada del siglo XVIII que está hoy de moda “de con el pueblo pero sin el pueblo”, sino practicando democracia real("directa") y factible, en el que los movimientos sociales, las personas que lideran y participan en iniciativas sociales junto con toda la vecindad, sean la fuerza, el engranaje y la maquinaria de esta transformación, sean los y las capitanas de este barco llamado Galapagar para dirigirlo a buen puerto. Siendo la casa de asociaciones el epicentro de encuentro, siendo el centro social y los movimientos sociales el motor de Galapagar.

Nos imaginamos (y por tanto, creemos en) un Galapagar diverso, plural y social enriquecido en cada instante por las sonrisas de las personas que aportan a su tierra, a su Terruño, con alegría y solidaridad.

Galapagar pasaría así, de un pueblo-dormitorio a un Terruño, un espacio sentido y amado por sus habitantes.

Escrito realizado con Juan Pretel Molina. Gracias por la colaboración.

 

 

 

2. Defendamos aquello que amamos.

 

"La objetividad es la excusa que nos damos cuando queda disminuida nuestra capacidad de amar" A.Gauldier (en "La Crisis de la sociología occidental").

 

Es curioso cuanto menos vernos sometidos en la lógica de la burocracia, desde el momento en que nos levantamos, desayunamos, nos vestimos y cogemos el coche para trabajar y vernos desposeidos por ella misma de nuestra capacidad de crear, de ser responsables de nuestro propio proceso vital.

 

Esto se enmarca en la motivación de compartir emociones, experiencias que ante todo faciliten e inviten a orientar las relaciones humanas desde un respeto cercano y armonioso. Y yo me pregunto, si esta racionalidad institucional limita o no esta manera de relacionarse, y si además, permite o no, ser a nosotros/as mismos/as.

 

Como de alguna manera nuestra forma de organizarnos actualmente legitima un poder por encima de otros, esto es, crear relaciones humanas formadas por jerarquias, esto es, palabras que tienen más valor que otras, esto es, que no es lo mismo la muerte de un "alto cargo político" en Europa a la muerte de miles de personas tratando de "entrar" en Europa.

 

En cualquier caso, no se trata de fomentar este campo mórfico/energético, se trata de entender de que manera nos relacionamos con él, porque de alguna forma estamos "interrelacionados", somos "interdependientes" de él, el nos crea, tanto como nosotras lo creamos a él.

 

Buscar otros espacios donde poder transmitir la "intención" de la propuesta, pero en fin, solo resuelve el "conflicto" del "fin en sí mismo" de la idea, pero no resuelve la reflexión de como generar "constantemente" espacios de dialogo igualitarios, donde él énfasis esté en la capacidad de amarnos, en las ganas por entenderse, construir juntos/as.

 

Esto me lleva a la última pregunta en la cúal me planteo de que manera soy autónomo/a en esta sociedad, de que manera me puedo permitir defender aquello que amo, sin encontrarme con una organización/sistema que me indique como debo hacerlo (heteronomia), y si finalmente me reconozco fuera de esa autonomia, como puedo yo ( y por tanto, la sociedad) construirme(se), no estaré guiando mi vida, por una institución que me hace ver que conceptos como el tiempo, el amor, el dinero, las actividades, son simbolos construidos desde fuera de mi, cuando en "realidad", se olvida una de las grandes caracteristicas de los seres humanos, su capacidad de crear, de crear por si mismos, junto a cualesquiera que quiera ser participe de esa creación.

 

¿Me han robado/estirpado pues la capacidad de crear/ de amar?

 

Escrito realizado en relación con un intento de montar una actividad conjunta con un gobierno municipal. 

 

 

 

 

3. Parajes de lo publico, privado, okupado.

 

 

Os imaginamos que privatizar la educación quiere decir privar al aprendiz/ al estudiante de su responsabilidad y del ejercicio de su inteligencia en su propio proceso de formación. Entonces, desde este punto de vista que estamos diciendo cuando nos referimos a una educación PUBLICA? A una educación donde las personas que la gestionan son responsables de ¿como, el que y para que estudian lo que estudian? Publica, porque quien gestiona ese proceso de formación es en sí misma la propia persona, pública pues, porque es desde el conjunto de personas que habitan los espacios educativos quienes autogestión cada iniciativa, propuesta, actividad..

 

Os imaginais si cambiamos la palabra "educación" por "espacios", "servicios", "municipios"... cogiendo la misma propuesta de entender el concepo de "lo" público, entendiendo el "lo" como todos aquellos actos de reflexión sobre nuestras acciones cotidianas en el día a día, como serían esas espacios, esos servicios o municipios motivados por "lo público". Serían pues espacios gestionados por las personas que lo habitan, los responsables directos del habitat, serian servicios organizados por le apoyo mutuo, porque cada persona tendrá la capacidad por si misma de "gobernarse", crear sus propias leyes, entendiendose dentro del conjunto de la sociedad a la que pertenece, sería un municipio autónomo, que permita la diversidad personal, respetando cada proceso y acercándonos a cada instante a las preguntas: ¿de qué manera habitamos el espacio? ¿de que manera nos relacionamos con nuestros iguales? ¿y cuáles son los procesos que han hecho que sea así?

 

Esta nueva ( o quizás no, pero si seguro que diferente a muchas otras posturas sobre la concepción de lo publico) propuesta, nos invita a preguntarnos si hoy día existen algunos espacios que puedan favorecer este tipo de prácticas (públicas, libertarias?). Yo pienso que si, los espacios okupados, aquellos lugares, que autonomamenet gestionan los lugares que habitan, aquellos lugares que permiten a la gente que allí particpa a crear cualquier tipo de iniciativa, saliendose de los límites que ofrecen las "otras instituciones públicas" ( burocracia, racionalidad institucional, heteronomía...)

 

Entender pues lo Okupa como Público es uan reflexión de carácter político, que viene a poner su énfasis en analizar como las palabras que usamos tienen un significado, que de alguna manera genera una forma de legitimar acciones concretas de como actuamos cada día.

 

Poema de regalo para aquellas personas que habeis llegado hasta el final, gracias.

 

Yo iba rumbo al empleo fijo y la gran familia
en el coro de los niños bien peinados
pero entonces sucedieron tifones y cetáceos,
ilusiones ópticas o muchachas candentes.
Y atravesé la vida con el filo de mi espada
como en un duelo a primera sangre conmigo mismo.

Ya no más hogar confortable, cena de nochevieja,
el porvenir seguro, costumbres como estufas.
Todo fueron incendios y horizontes, estrépito y galope,
el beso de la noche, las muescas en el sueño.
Mis mayores buscaban horarios, un sueldo justo,
y yo no estaba dispuesto a contradecirles.

Pero entonces sucedieron imprevistos, no se como explicarlo,
quizá ráfagas de pasión o lanchas fueraborda,
un zumbido de crepúsculos, una guitarra eléctrica
o tal vez, me temo, esas repentinas alas en la espalda.

 

Juan Jose Tellez.

 

 

© 2013 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode